Las empresas buscan Creatividad

Pensamiento creativo. Habilidad para el empleo en la era poscovid

Cuando hablamos de «mercado de trabajo«, parece que todo está condicionado por la tecnología y cómo impacta en la empleabilidad.

PERO las empresas están detectando carencias y necesidades de formación en otras capacidades que no son necesariamente tecnológicas.

Fíjate, que la CREATIVIDAD sería la primera habilidad más buscada en la era post Covid.

Estamos en una época de incertidumbre y por lo tanto, se requieren en las empresas que las capacidades de sus trabajadores y trabajadores se orienten a la resolución creativa de problemas.

En definitiva, aprender a pensar de manera diferente con el objetivo de generar ideas originales que aporten valor. ¿Te lo han enseñado en tu carrera?. ¿En la Formación Profesional? ¿En un Máster?. Posiblemente no. Son pocas las personas que han tenido una buena formación en pensamiento creativo.

En los talleres que imparto sobre creatividad, pensamiento creativo, resolución creativa de problemas, innovación y creatividad, me encuentro con que son muy pocas las personas que han tenido una formación previa al respecto. Pero, el mercado demanda CREATIVIDAD.

Fuente: Cinco Días

Fuente: Cinco Días

Sin duda la CREATIVIDAD hay que mostrarla también en el proceso de búsqueda de empleo. En tu estrategia. En tus entrevistas y por qué no, incluso en tus currículums.

¡ Qué fácil es decirlo !.

Avancemos un paso más allá tras la lectura del informe Las empresas españolas frente a la» revolución del reskilling«.

Ya que hablamos de CREATIVIDAD antes de ponerse a generar ideas a lo loco, el primer paso sería aplicar técnicas para formular el problema adecuadamente. Según la imagen anterior, la CREATIVIDAD figura en primera posición. Hay otras muchas habilidades «no tecnológicas«. Programación de Software, aparece en la sexta posición.

Lego Serious Play

Lego Serious Play

Por lo tanto, una de las primeras preguntas que nos podemos hacer es: ¿Qué buscan los empleadores? No es una pregunta ni sencilla. Y posiblemente, tampoco tenga una única respuesta.

¿Qué modelos son los que utilizan los empleadores cuando evalúan el potencial de su candidatos?

Una propuesta: Y sí te fijas en estos detalles para tu próxima entrevista. Quizás vayas con más seguridad, especialmente por haberla preparado.

 

¿Qué buscan los empleadores?

El modelo Learning Agility desarrollado por Korn/Ferry, toma en cuenta estas 5 dimensiones:

  • Agilidad Mental. Ser capaz de pensar de manera crítica ante problemas complejos y lograr expandir posibilidades a través de la generación de nuevas conexiones.
  • Agilidad Interpersonal. Establecer relaciones con otras personas para aprovechar y multiplicar el desempeño colectivo.
  • Agilidad en el Cambio. Experimenta y disfruta con la curiosidad. Afrontar de manera eficaz la incomodidad del cambio.
  • Agilidad en los resultados. Lograr resultados ante el desempeño eficaz en nuevos escenarios. Inspirar a los equipos y mostrar una presencia que sea generadora de confianza.
  • Conciencia en uno mismo. Ser reflexivo y conocerse bien a sí mismo. No sólo comprender nuestras capacidades, sino tener identificadas cómo impacta en los demás.

 

El modelo de Chamorro-Premuzic, Adler y Kaiser distinguen tres «marcadores» del potencial de una persona:

  • Capacidad. El conocimiento y la habilidad que se requiere para realizar las tareas clave relacionados con el trabajo.
  • Habilidades Sociales. Está relacionado con la capacidad de la persona de gestionarse a sí misma junto con la capacidad de gestionar las relaciones.
  • Impulso. Voluntad y motivación para trabajar duro, siendo consciente de que hay que hacer lo que sea para terminar el trabajo en tiempo y forma.

 

El modelo High Potential Trait Inventory desarrollado por Ian Mac Rae y Adrián Furham, considera que los siguientes seis rasgos están asociados con el éxito en el trabajo.

  • Escrupulosidad.
  • Adaptación.
  • Aceptación de la ambigüedad.
  • Curiosidad.
  • Valentía.
  • Competitividad

Este modelo presenta problemas en sus extremos. Es decir, no se considera positivo que las personas sean demasiado valientes, escrupulosas o competitivas. De la misma manera que tampoco es bueno que lo sean poco. Cada trabajo, tendrá un valor óptimo de cada uno de estos rasgos.

Fuente: Las empresas españolas frente a la revolución del reskilling

 

Déjame que te sugiera:

Comparte

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.