Un decálogo y 6 aportaciones adicionales para desarrollar una smart city

AMETIC y el Foro TIC para la Sostenibilidad, han presentado a través de un informe su visión sobre las Smart Cities 2012. El informe nos presenta claves, recomendaciones y subraya la necesidad de que la evolución de las ciudades hacia Smart Cities requieren de impulso político, de un compromiso claro de la industria TIC y de otros sectores como el energético o el del transporte, así como de la implicación de los propios ciudadanos.

montgomeryEl informe establece una hoja de ruta a través de un decálogo – que se encuentran en la parte final de esta entrada – sobre el que me gustaría incrementar estos 10 puntos con otros 6 aspectos que me parecen relevantes para la sosteniblidad de una Smart City.

  1. Paralelo al desarrollo de la Smart City es fundamental potenciar el  desarrollo de una “ciudadanía digital” para que además de comprender el proceso de transformación de la ciudad, el “digizen” adquiera las competencias digitales suficientes para proponer colaborar y participar de su ciudad y de los procesos que emanan de la administración pública con la suficientes garantías para que la comunicación “ciudad – ciudadanía” sea permanente. El primer paso en determinados sectores de la población es la “alfabetización digital” pero este estadio hay que acelerarlo para que las e-skills sean una competencia clave de la ciudadanía de una smart city.
  2. El tercer compañero de una Smart City y de sus “Smart Citizens” deberían ser los  Políticos Smart. El desarrollo de una Smart City será más robusto si el liderazgo es compartido por el mayor número posible de responsables políticos que desde sus diferentes competencias administrativas aplican los principios, visión, estrategia y recomendaciones que nos encontramos en este informe. Esta transversalidad requiere que desde cada ámbito administrativo se identifique cómo se puede transformar la ciudad en clave de ciudad inteligente. La ciudad está cambiando desde todos los ámbitos de servicio al ciudadano. Es más sostenible una visión global, que si sólo es una parte de la Ciudad que como “Oficina Técnica” lidera una transformación de ciudad de manera autónoma.
  3. Favorecer el empoderamiento de los funcionarios públicos – especialmente aquellos con puestos más cercanos a la transformación ejecutiva de la ciudad – para hacerles partícipes del cambio de ciudad. Los funcionarios por su cercanía a la ciudadanía, sectores industriales, asociaciones, … tienen un enorme potencial de relación, escucha y conocimiento de la ciudad. Mecanismos de empoderamiento a través de acciones formativas pueden ser claves para articular y engrasar el máximo de palancas que favorezcan el desarrollo y sostenibilidad de una Smart City. fast view city
  4. Una ciudad inteligente, tiene que ir desarrollando una Cultura de la Innovación en diferentes ámbitos: académico, industrial, emprendeduría, en la escuela…para que la ciudad no solo reciba transformaciones sino que articule procesos de demanda desde la innovación que propongan los digizens. Lacultura de la innovación” establecerá una “predisposición” por todo aquello que huela a Innovación y Modernidad en la ciudad.
  5. Impulsar un sector digital vinculado a la ciudad. Favorecer la implantación de compañías del Sector TIC, Startup, emprendedores del ámbito digital en todas sus manifestaciones para que la ciudad se caracterice por una industria TIC que contribuye al desarrollo respondiendo a las necesidades que se generen en la ciudad. Es decir un sector TIC made in (tu smart city) .
  6. Sentar las bases para que la innovación social forme parte del paisaje de la ciudad. La innovación no es sólo tecnológica o asociada al ámbito empresarial. La innovación social permitirá emerger innovaciones que responden a necesidades de la ciudad a través de procesos impulsados de abajo a arriba e incorporando entornos en los que la innovación no estaba considerada con anterioridad. Para ello la ciudad deberá generar espacios de innovación social que favorezcan las conexiones entre personas y que potencien conexiones improbables que respondan a las necesidades que la ciudad inteligente vaya articulando.

2fast view cityLos 10 pasos que incluye el informe como Hoja de Ruta hacia la Smart City

  1. Caracterización de la ciudad. Un paso previo de análisis es imprescindible para determinar qué necesidades se quiere atender, y qué oportunidades se pretende explotar.
  2. La Smart City que se desea tener. Una vez caracterizada la ciudad, hay que decidir qué Smart City se desea tener. En resumen, se trata de seleccionar los servicios de mayor interés para la ciudad, y comenzar a trabajar en ellos.
  3. El factor tiempo.  La transformación de una ciudad en Smart City es un proceso largo, por ello, antes de iniciar esta transformación es necesario disponer de un compromiso firme por parte de todos estos agentes y de las fuerzas políticas que podrían gestionar la ciudad a lo largo de todo ese proceso.
  4. Los agentes de la Smart City.  Antes de iniciar el proyecto hay que asegurar la adhesión y participación de todos los agentes, desde empresas de suministro energético, servicios financieros o de transportes, hasta la sociedad civil.
  5. La financiación.  La sostenibilidad económica en el tiempo es crucial para el éxito de toda iniciativa en el ámbito de las Smart Cities. Modelos basados en la colaboración público-privada pueden ser de gran utilidad para lograr esta sostenibilidad.
  6. La comunicación. La transformación de una ciudad en Smart City es un proyecto de gran envergadura que requiere la implicación de los ciudadanos. doha night
  7. El quick win. La transformación de una ciudad en Smart City es un proceso lento, pero no obstante el plan de proyecto ha de incluir algún logro intermedio que permita que los agentes de la ciudad accedan a algunos de los beneficios de la Smart City en el menor plazo posible. Así, conviene trabajar en un programa detallado para la implantación de las diferentes acciones, distinguiendo entre las de corto plazo y las de medio-largo plazo.
  8. Los estándares.  Como se ha señalado a lo largo del informe, la disponibilidad de estándares es clave para impulsar el desarrollo de las Smart Cities. Los responsables del proyecto de transformación han de seleccionar soluciones y estándares abiertos, huyendo de soluciones propietarias y cerradas que pueden comprometer el futuro de las inversiones que se realicen.
  9. Las tecnologías.  En general, y salvo para la realización de pruebas piloto, es conveniente minimizar el riesgo tecnológico en el desarrollo de proyectos innovadores en el ámbito de las Smart Cities, adoptando soluciones maduras y estables que no comprometan el éxito del proyecto.
  10. Las métricas. Es imprescindible definir un conjunto de indicadores prácticos, adaptados al amplio concepto de Smart City, que permitan evaluar y hacer seguimiento de la evolución de las ciudades.

Aprovecho esta entrada para compartir el Innovation Cities Global Index 2012-2013

¿Quieres añadir otras recomendaciones que incrementen estas 16 sugerencias para desarrollar una smart city?

Otras entradas relacionadas en La Servilleta:

 

Comparte

    Tags: , ,

    2 Responses to “Un decálogo y 6 aportaciones adicionales para desarrollar una smart city”

    1. Juan Pablo espinosa 14 abril 2013 at 15:13 pm #

      Paco Prieto aporta con 6 consejos más para poder transitar hacia una ciudad inteligente partiendo de la experiencia del proceso previo al inicio construcción de la agenda digital y socialmente innovadora de Quito.

      Quedan plasmada da una especie de checklist básico para nuestra ciudad , y para otra que quieran profundizar en el proceso digitalización e innovación sin dejar de tener como objetivo central el mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos , y en especial de los más vulnerables.

      Y tu que otra aportación realizarías ?

      Y tu que otras aportaciones harías al decálogo original ?

    2. Paco Prieto 14 abril 2013 at 17:30 pm #

      Hola Juan Pablo,
      Totalmente de acuerdo en tu aportación. La transformación de la ciudad no debe significar nuevas brechas de diferente naturaleza. Las condiciones de vida del conjunto de los ciudadanos deben mejorar y especilamente aquellas que se encuentran en situación de mayor vulnerabilidad.

    Deja un comentario