Se puede aprender a ser creativo.

Las ruedas mágicas de la creatividad

 

Inspirado en la magia renacentista, “Las ruedas mágicas de la creatividad” invita al lector a desarrollar su creatividad a través del juego, los sentidos y el poder de los símbolos y los diagramas. En un mundo donde la creatividad se proyecta en todos los sectores, esta obra presenta técnicas para reformar la imaginación y ver el mundo con ojos nuevos.

El autor, Carlos Rebate, es un profesional que está desarrollando su carrera profesional en Indra, en contextos tecnológicos, innovadores y de alta competitividad donde la cultura de la innovación es la piedra angular para estar presente en mercados internacionales y de alta exigencia. La innovación y la creatividad están presentes en su ecosistema laboral de ahí que durante la conversación mantenida con él haya hecho algunas anotaciones en mi servilleta sobre algunos aspectos que me parecen relevantes tras leer su libro.

Paco Prieto: El término Innovación se repite hasta la saciedad en el “discurso político”, en los libros y conferencias sobre management, pero parece que la Creatividad se queda fuera del proceso o es algo que se da por hecho. ¿Comparte esta impresión? ¿Cómo lo percibe usted?

Carlos Rebate:  Sí. La creatividad queda fuera del proceso porque nadie suele pensar en la creatividad en términos de “proceso” (en cambio sí sobre la innovación y su gestión). Pero crear también es el resultado de un proceso. Un proceso en el que nuestra estructura cognitiva se va reajustando para adaptarse y estar en disposición de “ver” cosas nuevas. Y ese proceso, como todo proceso, puede sistematizarse.

Las ruedas mágicas de la creatividad

Las ruedas mágicas de la creatividad

PP:En entornos de alta demanda tecnológica se habla de innovación, de la cultura de la innovación en las organizaciones, pero ¿cómo se podría potenciar la creatividad en los equipos de trabajo?

CR: Se debería promover que cualquier persona que tenga una idea la exprese sin temor, más bien todo lo contrario. Y cualquier persona con mando tendría que tener una muy buena razón para detener una idea de una persona de su equipo. Si una persona tiene ilusión en llevar a cabo algo nuevo hay que ayudarle a que lo consiga, casi por principio.

No es fácil de implementar, pero creo que las empresas que tendrán mayor éxito en el futuro serán aquellas que sepan canalizar las inquietudes de sus profesionales. Y los profesionales suelen querer crear cosas, sólo hay que detenerse a escuchar qué es y dejarles algo de espacio para que lo conviertan en realidad.

PP: El exceso de creatividad, ¿puede ser un enemigo de la innovación?

CR: No creo que haya nada malo en tener muchas ideas. Lo malo es no ser capaz de gestionarlas. Si se pueden gestionar… ¡bienvenidas sean!

PP: Si estuviéramos ante una organización con equipos altamente creativos ¿podríamos encontrarnos con una organización llena de “visionarios e iluminados”?

CR: Ja ja ja, sería divertido. Pero una cosa es “ver” cosas diferentes, y otra “iluminar” a los demás. Ahí entran en juego habilidades distintas. Contagiar una visión también es algo mágico, pero no está al alcance de todo el mundo.

En cualquier caso, contagiosa o no, pienso que contar con visiones diferentes en una organización es algo fantástico (y necesario).

PP: ¿Cómo se gestiona la creatividad y las ideas en una empresa?

CR: Soportándola mediante procesos, promoviendo una cultura en la que se sostenga, y pensando no sólo en términos de qué se hace/produce, sino qué se “sabe hacer”, cuáles son las  “competencias básicas”, y cuestionarse cuál es el potencial de dichas competencias en el futuro.

“No soy una persona creativa”

 

PP: ¿Qué le dices a un profesional que está en una reunión de generación de ideas y se empeña en decir que “no es una persona creativa”? ¿Cómo le incentivas o le animas para fomentar su creatividad?

CR: Le diría lo que decía James Allen: “como el hombre piensa así el hombre es”. Si piensa que no es creativo tendrá razón, y si piensa que es creativo también tendrá razón. Si insiste en pensar que nunca será creativo, millones de cosas pasarán por delante de sus ojos y, simplemente, no las verá. Si se da una oportunidad a sí mismo, ejercita su pensamiento lateral (girando las ruedas, por ejemplo) y cambia sistemáticamente de dirección de pensamiento, podrá pensar desde otro lugar y contemplar cosas diferentes.

Al cabo de un tiempo, a lo mejor, se piensa más creativo, y entonces será más creativo por el simple hecho de pensarse así, y miles de cosas aparecerán por arte de magia a su alrededor :-)

PP: En el entorno empresarial en el que usted se mueve, considera que los profesionales ante nuevos retos, preparación de proyectos, generación de valor,… ¿están

Carlos Rebate

Carlos Rebate

acostumbrados a pensar de “manera diferente”?. Tienen “método a la hora de pensar” o son profesionales con “buenas ocurrencias” en base a su nivel de cualificación o a su experiencia?

CR: Lo normal es que uno piense de manera diferente cuando está (muy) cabreado o cuando se encuentra en algún aprieto serio (el negocio no funciona, los números no salen, el modelo de negocio es obsoleto, la competencia ideó un sistema mejor, etc.). De ahí que las crisis agudicen la creatividad y los profesionales con “buenas ocurrencias” brillen más.

Lo normal es que no sea algo metódico. Por eso Alicia y yo pensamos en escribir este libro “metodológico”. Estábamos caminando por Londres tras un evento y pensamos… ¿por qué nadie se habrá propuesto un método para transformar la imaginación de forma sistemática?, ¿será porque es muy difícil?, ¿será porque es imposible?  Comenzamos a escribirlo y comenzó a cobrar sentido. Yo creo que se puede.

PP: La creatividad e innovación ¿es propia de sectores de alta demanda tecnológica o aplica  a otros sectores?

CR: La creatividad no entiende de sectores. Aplica a cualquier sector y las ideas son exportables de un sector a otro. En las Tecnologías de la Información el “time to market” es más corto y por eso puede que dé una sensación de creatividad e innovación constante. Pero se puede innovar en procesos, en modelos de negocio, en maneras de atender al cliente, en la cadena de valor, etc.

PP: Gary Hamel,  nos recuerda que el  mundo está ingresando a una nueva era económica, a la que denomina la “era de la creatividad”, y el management carece de las cualidades para enfrentarla. En base a su experiencia en el mundo empresarial, ¿considera que España está preparada para enfrentarse a este nuevo paradigma?

CR: Por supuesto que España está lista para competir en esta “era de la creatividad”. España siempre contó con grandes creativos, en todos los ámbitos. Dejaremos el listón bien alto, seguro. Y no creo que el management carezca de cualidades para enfrentarla… Ahora ya cuenta con las ruedas mágicas de la creatividad!!! J

PP:  Considera que los grupos de I+d+i  de las grandes corporaciones emplean técnicas y métodos para “aprender a pensar de manera diferente” y realizar propuestas de valor a través de metodologías que no sea el clásico “brainstorming”.
CR: En general no. No sistemáticamente.

¡¡ No tengo tiempo para pensar !!

 

PP: Tomando un café con un empresario, éste me decía rotundamente: “Pensar lleva tiempo”. Es una verdad absoluta, pero me sonó a excusa. Noté que estaba levantando una barrera respecto a la utilidad de realizar sesiones de creatividad. ¿Qué le hubiera dicho usted para eliminar esa barrera?

CR: Le pediría que hiciera una lista con empresas que conozca que hayan fracasado por no pararse un poco a pensar. No le será complicado encontrar ejemplos, algunos recientes. Y le pediría que pensase en inventos modernos que fueron ideados por empresas de otros sectores, que no tenían nada que ver con el negocio; y, las compañías que deberían haberlos inventado, simplemente, no tuvieron tiempo para pensar. Se acomodaron y alguien les ganó la partida y el mapa competitivo cambió…

PP: Después de leer su libro, espero que a muchos directivos, les quede claro que hay más vida que el brainstorming a la hora de generar ideas: ¿Qué argumentos utilizaría para convencer a los directivos de las empresas, del valor que supone tener RRHH acostumbrados a pensar para proponer ideas que aporten valor a la organización? ¿Cómo fomentaría la creatividad entre los directivos?

CR: Tener personas en tus equipos acostumbradas a pensar es una garantía de futuro. Tal vez la única ventaja competitiva que una empresa pueda mantener sobre otra.

Y sobre fomentar la creatividad entre los directivos creo que no será necesario, la mayoría de los directivos que no sean capaces de incorporar la creatividad como algo consustancial a su actividad, simplemente, se extinguirán. Llegará otro que descubra un nuevo canal, diseñe un nuevo modelo de operaciones, reestructure la política de internacionalización, etc. que ocupará su puesto. Se arreglará por selección natural :-)

Las ruedas magica de la creatividad

Las ruedas magica de la creatividad

PP: ¿Se puede estimular la creatividad a través de los 5 sentidos? Explíqueme cómo.

CR: Los sentidos son las puertas de la percepción, y nos ayudan a conectar con nosotros mismos y con nuestro subconsciente de una forma mucho más pura, directa y efectiva. Nosotros creemos que se puede pensar con las manos, el oído, la vista, el gusto, y el olfato. Le damos demasiada importancia a lo verbal, pero interrogar a los sentidos nos arrojará nuevas pistas para redescubrir la realidad desde otra óptica.

PP: En su libro menciona la metodología de Lego Serious Play, ¿La utiliza? ¿En qué tipo de reuniones o retos ha utilizado esta metodología?. ¿Qué le ha parecido? ¿Qué resultados ha obtenido?

CR: He participado en varios talleres de Lego, pero no soy facilitador de LSP, por lo que no conozco la metodología en profundidad. Eso sí, en muchas ocasiones uso las piezas de Lego para pensar y para trabajar en equipo, creo que es una herramienta fabulosa para visualizar y comunicar conceptos, y para que tu inconsciente se exprese a través de tus manos. Es sensacional. Es uno de los ejemplos de “pensar con las manos”.

PP: ¿Por qué ha recurrido a la “magia renacentista” para poner en valor a la creatividad en las organizaciones”.

CR: Porque es un momento histórico que excita mi imaginación… y porque creo, al igual que algunos magos renacentistas, que la impresión de símbolos y diagramas en la memoria ejerce un efecto mágico sobre la imaginación.

Por otro lado, la metodología busca desarrollar y potenciar la capacidad de pensamiento lateral, y las ruedas/alfabetos giratorios de aquella época nos brindan una magnífica herramienta para combinar/multiplicar elementos de las ruedas, y para conseguir dirigir el pensamiento en múltiples direcciones. Ya se sabe, inventar es en muchos casos combinar elementos ya conocidos.

Sistematizar la creatividad

 

PP: ¿Qué receta sugiere para tener equipos competitivos, cualificados y creativos? ¿Existen las recetas?

CR: Sí que existen las recetas. Se puede aprender a ser creativo, como se aprende a leer y escribir, y se puede sistematizar el desarrollo de la creatividad, las ruedas mágicas de la creatividad es un claro ejemplo de ello. Una receta con miles de ingredientes: estilos, sentidos, técnicas, estereotipos.

PP: ¿Cuáles son sus tres técnicas favoritas de creatividad?

CR: Nunca había pensado en ello… me gusta plantearme siempre cual es la situación ideal (para vencer la inercia psicológica que nos aleja de ella), construir una metáfora que sirva de hilo conductor (un dibujo o una construcción) y pensar en todos los elementos conectados con nuestra idea (pensamiento en red). Con el uso de las ruedas estoy empezando a pensar también en estereotipos, es divertido pararse a pensar como alguien.

Muchas gracias Carlos, y espero que las organizaciones que quieran formar parte de la era de la creatividad, den el paso para aprender a pensar de manera diferente a la hora de enfrentarse a proyectos, mercados, clientes y servicios independientemente del sector en el que se encuentran.

Comparte

    Tags: , , ,

    Trackbacks/Pingbacks

    1. _1 | Basics - 20 octubre 2014

      […] _ / Se puede aprender a ser creativo.  […]

    2. _1 | Básicos - 1 noviembre 2014

      […] _ / Se puede aprender a ser creativo.  […]

    Deja un comentario