Carta de una madre

Esta carta es un recurso garantizado para reirse. Es como ir a la nevera cuando tienes sed. Leerás esta carta cuando necesites reirte. Ya me cuentas que te pareció. Ah, y no  busques ningún tipo de relación ni significado con las motivaciones principales de este blog. No las hay, salvo reirse. Que es mucho. Si alguien necesita alguna tradución que levante el dedo. 😉

——————————————————————————————————————————————————————————————————————

Queridu fiu:

Póngote estes llínies pa que sepas que toy viva. Toy escribiéndote despaciu, porque sé que nun yes a lleer deprisa. si recibes esta carta ye que llegote, si non, dícesmelo y mándotela otra vez.

El tiempu por aquí nun ta mal: la semana pasá solo llovió dos veces, la primera vez tuvo lloviendo tres díes y la segunda cuatro.

Ya te mandé la chaqueta que queríes, pero dígote que el tó tíu Pepe dijo que si la mandábamos con los botones puestos pesaría muchu y el envío sería muy caru, así que quitamosilos y metímostelos en el bolsu de adientro.

Por fin ya pudimos enterrar a tó güelu. Alcontramoslu cuando la mudanza, taba metíu en el armariu desde el día aquel que nos ganó xugando al escondite.

Cuentote que el otru día explotó la cocina de gas y tó pá y yo salimos disparaos por el aire y cayimos afuera de casa, ¡Que emoción!, yera la primera vez que tó pa y yo salimos xuntos de casa.

Vino el médicu, pues yo tenía fiebre, púsome un tubín de cristal en la boca y díxome que nun podía hablar en 10 minutos, el tó pá quería comprai el tubu.

Perdona la mala lletra y les faltes de ortografía, ye que yo cansé de escribite y ahora toy dictandoi a tó pa, ya sabes lo burru que ye.

Y hablando de tu pa, ¡Que orgullosu ta!
Ahora tien un buen trabayu, tien cerca de 500 persones por debaxo del. Ye el encargau de segar el cementeriu.

madre escribe carta con humor a su hijo.

madre escribe carta con humor a su hijo.

El otru día tu pa leyó en el periódicu que, según les encuestes, la mayoría de los accidentes pasen a un kilometru de casa. Así que mudémonos más lejos. Nun vas a reconocer la casa. El sitiu ye muy guapu y ahora hasta tengo llavadora, aunque no estoy muy segura de que funcione bien. Ayer metí la ropa, tiré de la cadena y, desde
esi momentu nun la volví a ver.

La tu hermana Xulia, la que se casó con el su hombre, parió. Pero como tovía nun sé de que sexu ye, nun se decite si yes tíu o tía. Si por fin ye nena, van llamala como yo, ella a la tu hermana llamarala mamá.

La otra hermana, Pilar, ta embarazá de 5 meses, y tu pa preguntoi si taba segura de que era de ella.

Y por último el tu hermanu Juancho sigue tan despistau como siempre, el otru día cerro el coche y dexó les llaves dientro, tuvo que caminar tres kilómetros pa ya, y otros tres pa ca, hasta casa por el duplicau pa poder sacanos a tu pá y a mí del coche.

El tu primu Paco, casose y pasó toa la noche de bodes rezandoi a la muyer porque dixeroni que era virgen.

Al que nunca más volvimos a ver per aquí ye al tíu Carlones, el que morrió el añu pasau.

Ahora el que nos tien muy preocupaos ye el tu perru, el Puski, empeñase en correr detrás de los coches que tan paraos.

¿Recuerdes al tu amigu Antón? ya nun tá más en esti mundu. So pa morrió fai dos meses y como había pedio ser enterrau en el llagu, el probe Antón morrió cavando la poza en el fondu.

Bueno fíu, non te pongo la dirección en la carta porque no la sé, resulta que la xente que vivió aquí llevo los números pa nun tener que cambiar el domiciliu.

Si ves a Doña Remedios salúdala de mi parte, si nun la ves, noi digas ná.

To ma que te quier, Carmina.

P.D.: Diba mandate 100 euros pero ya cerré el sobre

Fuente: Uno de esos correos que entran en la bandeja de entrada. !!

 

 

Comparte

    Tags:

    Trackbacks/Pingbacks

    1. Paco Prieto » Motivación - 19 diciembre 2011

      […] para verlo cuando se necesita un empujón extra. En mi armario de las medicinas te encontrarías La carta de una madre por si necesitas un empujón para […]

    Deja un comentario